Saltar a contenidos

AVV Riera

Navegación

 
 

Menú principal

Historia

Imagen de complemento
Ampliar imatge


























































































































Bibliografía

EDELWEISS
"45 Anys fent Escola al Barri Riera"
Col.lecció Llibres de L´Avenc de Cornellà

Hasta aquí hemos llegado 1997
Asociación de Vecinos de Cornellá de Llobregat

Archivo de la Asociación Vecinos Riera

El barrio y la Asociación

En 1905 el abogado de Barcelona Lluís Riera i Modolell compró los terrenos conocidos como "Pieza Grande o Tierras del Castillo" en subasta pública por el precio de 116.100 pesetas. La familia Antoni de Vía i Puig, antiguos propietarios y señores del castillo desde 1666, no pudieron hacer frente a las deudas contraídas y sus bienes fueron embargados.

En 1922 Lluís Riera i Modolell inició el proceso administrativo de obtención de permisos municipales para urbanizar esta propiedad. Una vez concedido se inició la venta de parcelas y solares en los que rápidamente comenzaron a edificar su segunda residencia compradores de Barcelona. El barrio se convirtió en una zona de ocio y descanso donde las personas se bañaban en el río y pasear era un verdadero placer por los aromas que desprendían aquellos jardines en primavera.
En la década de los años 30 el barrio Riera se consolida como una de las primeras zonas urbanas situadas fuera del núcleo antiguo de Cornellá. El aumento de habitantes hace evidente la graves deficiencias urbanísticas y de servicios que el barrio padecía. En 1932 el Ayuntamiento de la República redacta un proyecto de reforma y saneamiento para dar solución a los graves problemas del barrio, pero el comienzo de la Guerra Civil en 1936 obligó a desviar el presupuesto hacia otras necesidades.

Poco se hizo en el barrio a lo largo de los años 40. El país arrastraba graves problemas económicos desde la postguerra acrecentados por los efectos de la Segunda Guerra Mundial.

En la década de los años 50 el aumento de habitantes y la falta de viviendas da lugar una proliferación de la construcción de chabolas. Esto provoca el crecimiento incontrolado en la zona, echo que el Ayuntamiento Franquista no pudo gestionar.
En 1951 Lluís Riera i Modolell propietario de la finca entrega en testamento los terrenos a la ciudad, hoy conocidos como Barrio Riera en su honor.

A partir de 1960 el barrio empieza a notar las consecuencias negativas de este crecimiento desordenado. Es a final de los años 60, con la llegada de la inmigración procedente en su mayoría del sur de España, cuando se comienzan a edificar los primeros bloques de pisos sin coherencia ni planificación urbanística alguna. Calles sin asfaltar, carencia de colectores y sistema de alcantarillado, ausencia de colegios... sin duda eran numerosas las dotaciones necesarias que un barrio en pleno crecimiento precisaba. En su lugar podíamos encontrar un canal de riego a cielo abierto convertido en cloaca, la utilización del río Llobregat como vertedero de basuras y un
"Carrilet" muy diferente del que ahora conocemos, que atravesaba las calles de riera dividiendo el barrio en dos sin medida de seguridad alguna, suponiendo un peligro constante para los vecinos.

Este grado de deterioro sumado a varios sucesos dramáticos acontecidos en el barrio, como las muertes de un motorista en el "Carrilet" y de una niña ahogada en el canal, fueron los precursores de una gran manifestación y un movimiento vecinal que reclamaba soluciones. Fue entonces cuando un grupo de vecinos, a finales de los años 60, proponen formar la Asociación de Vecinos de Riera como vía de defensa de sus derechos y búsqueda de una mayor calidad de vida en el barrio. Será posteriormente, en 1974 cuando se constituye legalmente la entidad.

Desafortunadamente los problemas del barrio no se acabaron aquí. En 1971 tiene lugar una gran riada y trágicos desbordamientos del río Llobregat suman pérdidas humanas y económicas.

Se suceden los años de lucha y presión vecinal mediante la organización de manifestaciones, asambleas y reuniones. Es aquí cuando La Asociación se consolida como punto de unión de todas las entidades del barrio, obteniendo la fuerza para hacerse oír y exigir aquellos servicios e infraestructuras que hoy en día consideramos imprescindibles.

En los años posteriores se consiguieron muchas mejoras para el barrio: un paso a nivel en el Carrilet y el posterior soterramiento de la vía, apertura de parvularios gratuitos, cubrimiento del Canal de la Infanta, canalización del río, construcción de un colector que recogiera el agua caída en la parte alta de la ciudad y que evitara las inundaciones, soterramiento de las torres de alta tensión... todo un proceso de cambio y evolución que aún continúa en la actualidad.

Es este espíritu de lucha y reivindicación de derechos el que hoy en día sigue vivo entre los vecinos, teniendo como único objetivo el conseguir las equipaciones y servicios necesarios para un gran barrio como es el nuestro.

El nostre barri Riera!

Pedro
Membre de l´Associació
 

Imagen de complemento
Ampliar imatge